Carl Zeis lanza un teleobjetivo muy cinematográfico